Domingo 14 de Julio de 2024

Hoy es Domingo 14 de Julio de 2024 y son las 13:59 - diarioelportavoz.com.ar

7 de junio de 2023

Hallan restos óseos e investigarán si son de desaparecidos de la dictadura

La información fue confirmada por el fiscal especializado en crímenes de Lesa Humanidad y una integrante de la organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos.

06-06-2023 | 19:43

Los restos aparecieron en el batallón 14 de Canelones. Foto: AFP

Excavaciones que se realizan desde hace un año en el Batallón de Infantería 14 de Uruguay, en el departamento de Canelones, permitieron el hallazgo de restos humanos, y la justicia iniciará ahora los trabajos para determinar si pertenecen a detenidos-desaparecidos en la última dictadura, informaron este martes fuentes oficiales y de organismos humanitarios.

El dato fue revelado por Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh) y confirmado por el fiscal especializado en crímenes de Lesa Humanidad, Ricardo Perciballe, y por Elena Zaffaroni, integrante de la organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos.

Fuentes del Ministerio de Defensa detallaron que se trata de un cráneo con cal y agregaron que los investigadores rastrillaban para encontrar el resto del cuerpo.

Además, precisaron que el hallazgo se produjo en una zona en la que nunca se detuvo la búsqueda de restos.

El ministro de Defensa Nacional, Javier García, también estuvo este martes por la mañana en el predio del batallón.

De acuerdo con Zaffaroni, los restos fueron encontrados en un área que "no es" donde se encontró en 2011 el cuerpo del periodista y pedagogo Julio Castro, secuestrado y desaparecido en agosto de 1977, pese a tratarse del mismo batallón.

En ese cuartel, ubicado en la ciudad de Toledo, también se encontraron en 2012 los restos del trabajador Ricardo Blanco, secuestrado en enero de 1978.

El titular de la Inddhh, Wilder Tayler, detalló que aunque la información era “escasa”, por el momento podía confirmarse que además del cráneo se encontraron otros restos óseos en una fosa con apariencia “evidentemente clandestina”, con “mucha cal”, y la presencia de una “loza”.



Dio por seguro que el trabajo de desenterramiento por parte de los antropólogos llevará varios días, y reveló que entre los hallazgos hay ropa.

El hallazgo generó expectativas en las organizaciones defensoras de derechos humanos que, aún así, fueron cautelosos a la hora de evaluar el hecho y admitieron la dualidad que implica un hecho de estas características.

"Cada vez que hay un hallazgo tenemos sentimientos encontrados: por un lado, la buena noticia de que aparece una persona, un familiar; y por otro, es muy removedor para todos los familiares", dijo Nilo Patiño, de la organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

En declaraciones a la agencia Sputnik, Patiño reseñó que "los hallazgos hasta ahora han sido muy espaciados en el tiempo”.

“Esto requiere un análisis que es difícil hacerlo en este momento, pero diría que no es que a través de un hallazgo encontrás la llave para los otros; son como eslabones perdidos para nosotros, porque no hay ninguna garantía ni ninguna forma de que esto prosiga en poco tiempo", explicó el dirigente, para quien puede que pasen "muchos años" para que se dé otro hallazgo.

Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos emitió un comunicado en el que se limitó a dar cuenta del hallazgo que “informó el Inddhh que se produjo en predios del Batallón 14” y remarcó que “no hay más información al momento”.

En 2005, el Gobierno de Tabaré Vázquez, que había informado que ingresaría a los cuarteles para la búsqueda de desaparecidos, recibió la información de que en ese centro militar estaban enterrados los restos de María Claudia García de Gelman.

García estaba embarazada de siete meses cuando fue secuestrada en Buenos Aires junto a su marido Marcelo Gelman en 1976; la trasladaron al centro clandestino de detención Automotores Orletti y tiempo después fue llevada a Uruguay, donde dio a luz a su hija y luego la asesinaron.

Más tarde, el padre de Marcelo, el poeta Juan Gelman, se puso al frente de la investigación sobre su nieta, a quien encontró en 2000.

Zaffaroni llamó a "esperar el trabajo" de los antropólogos, que trabajan en "diferentes lugares" para hallar más indicios de restos.

Desde el hallazgo de los restos de Blanco, el único cuerpo que se encontró fue en 2019 el del militante comunista Eduardo Bleier Horovitz en el Batallón N° 13, el quinto de un detenido desaparecido desde 2005, que se suma a la identificación de los restos de Roberto Gomensoro en 2002.

Patiño reiteró el principal reclamo de la organización en estos años: que se entreguen los archivos y documentos que contienen información sobre los detenidos desaparecidos.

El dirigente resaltó el apoyo de la sociedad civil a la causa de Familiares, plasmado esencialmente cada 20 de mayo, cuando se realiza en el país la llamada Marcha del Silencio, que todos los años reclama verdad y justicia sobre los crímenes de la dictadura.

El Batallón 14, donde fueron realizados los recientes hallazgos, fue un centro de detención y tortura durante la dictadura, y señalizado sitio de memoria por la Ley 19.641.

Al salir del lugar, el ministro García advirtió sobre “lo conmovedor del episodio”. “Uno lo primero que piensa es en lo humano. Esperamos que este hallazgo de hoy aporte paz en una familia", expresó.

El funcionario reveló que habló con Ignacio Errandonea, de Familiares de Detenidos Desaparecidos, y le ratificó "el compromiso que tiene el gobierno de Uruguay desde el día en que asumió de trabajar por la paz y la unidad de los uruguayos".

Por pedido de los técnicos que trabajan en el lugar, los familiares podrán este miércoles ingresar al predio, adelantó García.

Los especialistas trabajarán toda la noche en el sitio, con logística aportada por el Ejército.
Etiquetas:
  • Uruguay

  • dictadura militar

  • desaparecidos

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!